¿Qué se puede visitar en Buda?

Imagen desde afuera de la iglesia Mathias

Del otro lado del Danubio

Puente de las cadenas en Budapest

Puente de las cadenas

9:00 Este día lo tomamos para ir a Buda, del otro lado del Danubio. Si bien las atracciones por lo general abren a las 10:00, salimos más temprano porque teníamos que llegar. Caminamos 12 cuadras más o menos hasta el puente de las cadenas y lo cruzamos. Este puente es el más famoso, no tiene nada en particular, pero es uno de los principales puntos turísticos y esta justo bajo el castillo. Al cruzar el puente es preferible tomar el lado derecho (de Pest a Buda); las vistas son mas lindas, se pueden tomar mejores fotos, y una vez que se comenzó a cruzar no se puede cambiar el lado.

10:00 Decidimos subir en funicular para ver de qué se trataba. El precio es de 1200 ida y 1800 ida y vuelta.  La realidad es que si tienen tiempo y estado físico, no vale la pena tomar en funicular, no es mucha la distancia recorrida y se pueden ahorrar algo de dinero.
Al subir al funicular los van a dividir en 3 vagones. Uno suele evitar ir al vagón del medio para tener mejor ángulo para la foto, pero la realidad es que el trayecto es muy corto y las vistas no son gran cosa, asique eviten esperar otra vuelta para cambiar de vagón. Por último, si ya saben que van a ir en funicular lleguen temprano, más tarde las filas se hacen muy largas.

Mathias Church por dentro

Mathias Church por dentro

10:45 Después de 30 minutos en la fila, llegamos. Comenzamos el recorrido hacia la izquierda, donde se encuentra el palacio para después ir hacia la derecha, donde más cosas hay. El palacio alberga un museo y una biblioteca entre otras cosas que se pueden visitar. Nosotros optamos por mirarlo desde afuera y recorrer toda su fortaleza disfrutando de las vistas.

12:00 Volvimos al punto de partida y seguimos en esa dirección. Tomamos Szinhaz Utca unas cuadras, hasta Tarnok Utca. En un momento dado vemos un cartel guiándonos hacia “El laberinto del castillo de buda”, asique de curiosos doblamos en un callejón y bajamos.
Por 2000 ft se puede realizar un recorrido atravesando este laberinto medieval. Nosotros no lo hicimos pero valió la pena desviarse para ver de qué se trataba, especialmente porque bajo tierra se respira aire fresco, cosa que falta en el verano Húngaro. Retomamos por Tarnok, hasta encontrarnos con la iglesia.

Bastión de los pescadores en Buda

Bastión de los pescadores

13:00 Al costado se encuentra el bastión de los pescadores. Hay una parte paga y otra parte libre. Si bien la entrada no es cara, no vale la pena comprarla ya que se puede ver prácticamente lo mismo de ambas partes. Además hay un espacio debajo del bastión, donde también se pueden tomar buenas fotos sin mostrar ningún ticket.
Ahí mismo van a ver la boletería, donde además de la entrada al bastión, se puede comprar la visita guiada a la torre María Magdalena y la propia iglesia.

Recargando energías

14:30 Después de visitar esta zona nos sentamos a almorzar en “Piknik”. Es un lugar agradable ubicado atrás de la iglesia (lo van a encontrar fácil porque no hay muchos lugares para comer), tiene mesas a la sombra y varios platos a elegir.

Tengan en cuenta que en Buda, (especialmente en la parte de la iglesia y el castillo que son turísticas), todos los baños tienen costo. Donde vean un cartel de toilet, sepan que van a tener que pagar y lleven monedas. El precio varía entre 200 ft y 300 ft pero incluso en Piknik te cobran, aunque seas cliente.

Por otra parte, también cuesta conseguir agua en las primeras cuadras. Hay dónde comprar pero venden las botellas chicas y a un precio de no creer.

Es preferible comprar antes de cruzar el puente para tener hidratación las primeras horas y luego pasar por el “Spar Supermarket” que está camino a la iglesia.

15:45 Seguimos nuestro recorrido por Buda, queriendo visitar la sinagoga medieval pero estaba cerrada lunes y martes. Continuando con las frustraciones buscamos “Fo Utca”, la calle principal del distrito, la cual no contaba con bares ni demasiado movimiento, a diferencia de las descripciones de todas las guías.

Decidimos caminar igualmente unas calles esperando encontrar algo que nos llame la atención, pero no ocurrió. Después de 5 cuadras doblamos para seguir caminando en paralelo al río. Quisimos tomar un bus pero como estaban arreglando no pasaban, asique tuvimos que seguir caminando hasta el funicular donde volvían a retomar los recorridos.

16:45 Tomamos el tranvía 19 (el 41 también llega y se puede pagar el boleto al chofer) hasta los famosos baños Gellert. Los baños termales son muy populares en todo el país y este hotel en particular es uno de los más reconocidos.

Gellert, uno de los baños termales más famosos de Hungría

Baños Gellert

Sinceramente nosotros sufrimos de presión baja, por lo tanto, las altas temperaturas no son muy amigables. Simplemente fuimos y vimos de que se trataba, aprovechando que nos quedaba de pasada.

Allí se pueden tomar baños, entrar a la piscina y relajarse sesión de masajes. Tienen su propia tienda de souvenirs con accesorios de su propio sello.

Como no entramos, quisimos tener un mínimo contacto con esta famoso agua e ingenuamente compramos una botella “Quality” en la maquina, que aseguraba ser agua de manantial. Nos sirvió para hidratarnos, pero eviten cometer el mismo error que nosotros.

Retorno a Pest

17:45 Dejando Buda, volvimos a Pest cruzando el tercero de los 3 puentes importantes, el puente de La Libertad. A media cuadra del puente se encuentra el mercado, al cual entramos muy tranquilos. Para continuar con nuestra mala racha no pudimos recorrer mucho, dado que estaban cerrando todos los locales (pese a que todas las guías dicen que cierra las 19). Por suerte, de lo poco que pudimos ver, no encontramos nada que valiera la pena para volver.

En su gran mayoría eran puestos de souvenirs, iguales que los del resto de la ciudad (y no más barato) y alguna fiambrería o pescadería.

Vaci Utca, peatonal en el centro comercial de Budapest

Vaci Utca

18:15 El mercado está comprendido en la parte de atrás por Vaci Utca. Caminamos por nuestra vieja conocida calle para dirigirnos a una librería que se encontraba cerca, que por suerte cerraba a las 20.

Gerbeaud, café notable de Budapest

Café Gerbeaud

19:30 Al terminar con nuestra dosis cultural nos dirigimos a “Café Gerbeaud”. Este café es un edificio histórico y un sitio popular en la ciudad. La realidad es que las opciones son muy escasas, ni siquiera es un buen lugar para probar pastelería local. La mayor parte del menú lo ocupan los postres con helado. Ni la calidad ni los precios exorbitantes tienen razón de ser, asique pueden ir, tomar la foto y probar alguna de las tortas locales en cualquier panadería.
Si bien la dirección de la pagina es Vorosmarty ter 7, es más fácil buscarla caminando por Vaci. Se encuentra sobre esa calle en la plaza del mismo nombre.  Otra forma de ubicarse es por el local de ropa H&M o Bershka, está situado entre los 2.

20:30 Si bien era la hora de cenar recién habíamos comido, asique volvimos a Gozsdu nos bañamos y salimos mas tarde.

22:00 Fuimos a comer a un bistro que habíamos visto el día anterior, sobre Dob Utca. Servían comida judía variada. Los platos eran muy escasos y no quedamos satisfechos tampoco con la cuenta.

23:15 Antes de subir al departamento nos sentamos en uno de los tantos bares a tomar unas cervezas “Dreher ”.

¡Recibe todas las novedades de turismo!

¡Suscríbete de forma gratuita!

¡Gracias por suscribirte!

Oh, oh...

Traducir: