Campo de concentración y exterminio, ¨Majdanek¨

Monumento a todos los que sufrieron en Majdanek

Antes de entrar a Majdanek

Si bien en cada parte del museo hay placas informativas y explicativas es recomendable comprar algún folleto y/o guía más abarcativa y, así también, asegurarse de hacer el recorrido adecuado y no en sentido contrario (como les pasa a muchos), comenzando hacia la derecha. Si lo primero que ven es el crematorio, sepan que ¡lo están haciendo mal!

Con respecto a horarios y días de apertura va depender siempre de la temporada y el día pero por lo general abre a las 9:00. Los lunes eviten ir, porque la mayoría de las cosas están cerradas y procuren entrar al menos media hora antes de que cierre. Igualmente siempre conviene chequear en el sitio web los horarios, especialmente porque los feriados religiosos y nacionales, de los que uno puede no estar esterado, está cerrado.

Entradada a Majdanek

Entradada a Majdanek

Caminando por un ex campo de concentración y exterminio

No es el campo más grande pero es el único que se salvó de la destrucción nazi ya que los soviéticos entraron antes de que logren encubrir todo.

Además se encuentra muy cerca de la ciudad y desde la ruta se puede ver practicamente todo: el funcionamiento, las barracas y el crematorio, provocan piel de gallina sin siquiera haberlo pisado. Sumado a esto la cantidad de visitantes es bastante poca (aunque cada vez más), incomparable con las multitudes que visitan Auschwitz-Birkenau.

Barracas de Majdanek

Todo estos factores hacen que, si bien no es un tour divertido de vacaciones, sea realmente único a imperdible. Hay que pasar por ese momento, esa angustia e impotencia que a uno le genera recorrerlo.

Como en todas partes la duración depende de cada uno. Muchos comentarios y, el mismo sitio web, dicen que se tardan 2 horas. A nosotros de principio a fin nos tomó 4 horas asique les recomiendo ir con tiempo, sería una lástima verlo a las apuradas por un error de cálculo.

Mausoleo de Majdanek

Mausoleo de Majdanek

El recorrido es bastante completo y está muy bien hecho. Al mismo tiempo que se conocen las distintas barracas, hay exposiciones. Mas o menos a mitad del recorrido hay una especie de museo cerrado, un poco más largo e interesante para visitar. Ahí dentro hay baños y venden folletos por si se arrepintieron.

Se comienza por las cámaras de gas y se termina por los- intactos- crematorios. El recorrido te deja sin aliento de punta a punta pero, el mausoleo del final es realmente impactante. Al lado de los crematorios los nazis acumulaban las cenizas de todos los asesinados en una especie de montaña. Finalizada la guerra alzaron un mausoleo alrededor dejando todo como lo encontraron.

Torre de Majdanek

Torre de Majdanek

Vuelta a Lublín

14:45 Al terminar, volvimos al “visitor centre”, pasamos por el baño y aprovechamos que allí si hablaban inglés para tomar referencias de cómo volver al centro. Muy amablemente, la chica se fijo los horarios de los buses, y faltaban entre 20 y 30 minutos para que pase el próximo, asique le pedimos que nos llame un taxi. Esperamos unos minutos hasta que llegó y en otros pocos, por 18 zlotys, estábamos en el centro.

Pedimos que nos lleve directamente al casco histórico, ya que por el hotel no hay restaurantes y nos quedaba toda la tarde para recorrer la ciudad. Nos dejó justo en el centro, en “Lokietka Square”.

¡Recibe todas las novedades de turismo!

¡Suscríbete de forma gratuita!

¡Gracias por suscribirte!

Oh, oh...

Traducir: