Lublín, Polonia en 30 horas

Hotel ilan de Lublin

Lublín es una ciudad relativamente pequeña de Polonia pero con mucha historia. Estando a pocos km de Ucrania las invasiones y deportaciones sucedieron más de una vez.

Tiene un casco histórico chico pero bonito y sin dudas hay que pasar por la ciudad y visitar “Majdanek”. Vale la pena estar al menos unas horas en alguna ciudad polaca que no sea ninguna de las grandes urbes como Cracovia o Varsovia. De esa manera se llega a conocer y comprender más a la población.

Hay que ingeniárselas para entenderse con la -mayoría- de la gente que no está acostumbrada a tratar con turistas extranjeros, pero por lo general son muy amenos y van a intentar darse a entender.

Además se puede disfrutar de la misma gastronomía que en las grandes ciudades a un precio mucho menor.

Primer día en Lublín

09:00 Llegamos a la estación de trenes de Lublín y nos tomamos un taxi hasta el hotel. La estación es pequeña por lo que no resulta tan fácil encontrar un taxi, pero esperando unos minutos se consigue. También hay buses justo a la salida que te llevan al centro y no demoran demasiado (no está demasiado alejada) pero, depende de la cantidad que sean (y el tiempo que tengan), que opción les resultará más conveniente.

Si van a viajar en taxi sepan que es muy difícil encontrar quien hable Inglés o cualquier otro idioma que no sea Polaco, asique es mejor ir con las direcciones anotadas y asegurarse que los entendieron.

09:20 Llegamos al “hotel Ilan”. El hotel es muy lindo, está al lado (en realidad es parte) de la sinagoga y Yeshiva (centro de estudios rabínicos), que son dos de las atracciones a visitar en Lublín, pero se encuentra un poco alejado del centro de la ciudad.

Serán unas 8 cuadras que caminar en la nada misma hasta llegar al casco histórico. No es mucho pero, teniendo en cuenta que todo lo que hay para visitar se encuentra a 10 cuadras a la redonda la distancia hasta esa zona no tiene sentido recorrerla.

Hicimos el check in; una de las habitaciones estaba lista (aunque era temporada alta no estaba lleno), asique dejamos las cosas, sacamos los paraguas porque estaba lloviendo y nos fuimos. A la vuelta del hotel hay un supermercado en el cual aprovechamos para comprar un café y algo para comer.

Camino a Majdanek

10:30 Lo principal a visitar en Lublin sin dudas es el campo de concentración y exterminio “Majdanek”, en el cual los nazis exterminaron a miles de personas durante la segunda guerra mundial.

Dado que dejábamos la ciudad a la tarde del día siguiente, preferimos ir el mismo día de haber llegado. Averiguamos y el bus 156 que tenía parada en la otra cuadra del hotel nos dejaba (desde el caso histórico, el 23 también llega). Al salir del supermercado lo vimos pasar y supimos que íbamos a tener que esperar media hora más asique volvimos al hotel y pedimos un taxi, que a los 5 minutos llegó.

10:45 Después de viajar unos 15 minutos, llegamos. La entrada es gratuita pero cobran 5zl el estacionamiento (aunque solo se entre por unos minutos) que, obviamente, el taxista se lo cobra al pasajero. Como el taxista no hablaba ni una palabra de inglés, esto lo entendimos una vez que nos agregó los 5zl a la tarifa.

El problema no fueron los 5zl, sino que si bien no había que abonar entrada, las guías que queríamos comprar para recorrer el museo, se compran más adelante, antes de pagar el estacionamiento. Asique el taxi nos dejo al comienzo del recorrido y nosotros caminamos los 200m de nuevo. Compramos la guía (no había en español), aprovechamos para ir a los baños, visitamos el monumento que está a la entrada y volvimos a caminar los 200m hasta que comienza el recorrido.

guia majdanek

Ya saben, si van ir en auto (propio, alquilado o taxi) sepan que les cobran o, practiquen el lenguaje de señas, para hacerle entender al taxista que se bajan antes y, si quieren alguna guía o pasar por el baño vayan al centro de visitantes porque si no tendrán que esperar como 2 horas para encontrar otro.

¡Recibe todas las novedades de turismo!

¡Suscríbete de forma gratuita!

¡Gracias por suscribirte!

Oh, oh...

Traducir: